Le diré de mí mismo que soy un hijo de mi tiempo, un hijo de la increencia y de la duda, lo he sido hasta ahora e incluso (lo sé) lo seré hasta que me muera. Cuántas penas me ha costado ya mi sed de fe y cuántas me cuesta todavía. Una fe que se vuelve más fuerte en mi alma cuantos más argumentos contra ella encuentro.

Fiodor Dostoievsky

05 marzo, 2010

PRESA DE LA PRENSA

He dejado pasar un poco el revuelo mediático que se ha creado en torno a la figura de Willy Toledo y en torno a sus comentarios sobre los disidentes cubanos.
Quizá sea honesto consigo mismo, echándole dos huevos y haciendo esas declaraciones a sabiendas que la jauría se le amontonaría, pero el fondo de su discurso apesta. No puede defender los derechos de los disidentes saharauis y echar mierda sobre los que no le comen el culo a Fidel.


9 comentarios:

  1. La verdad que si que apesta si, pero muncho munchínsimo.

    ResponderEliminar
  2. No creo en protestores.... Una bandera no merece la pena morir por ella.


    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. La sonrisa de Hiperión: No merece la pena morir por las banderas sino q hay que ser íntegro y ser consecuente con tus ideas que, en este caso, han dejado ver a un tipo bastante gilipo..., deficiente. Gracias por tu comentario y gracias por pasarte por estas tierras, espero verte más. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Es un marrano. Lo que ha hecho, aunque tuviera razón, la pierde.

    ResponderEliminar
  5. No lo quería yo decir pero ya los has dicho tú Desclasado. Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  6. I like how you write your articles! Thank you.

    ResponderEliminar

Un comentario puede hacer que este pobre mujik tome aire y se decida a escribir de nuevo ante el inusitado clamor popular.